ANUNCIOS DE TORMENTA

“Quienes pueden hacernos creer en cosas absurdas también pueden    

hacernos perpetrar cosas atroces”

                                        Voltaire

   

 

Tenemos nuevamente otro informe del IPCC y ya los medios de prensa nos agobian con augurios catastróficos en caso de que la sociedad no tome medidas urgentes para contener el aumento de la temperatura terrestre por debajo de los 2 °C.

 

Esta vuelta de tuerca en el énfasis que han puesto los redactores del informe en la urgencia de hacer algo pronto, y los casi  histéricos artículos que ya pululan en los medios, me hace pensar en ese momento extremo de todo aventurerismo – sea material o intelectual- cuando las personas que fervorosamente han puesto toda su fe en un dogma no tienen otra opción que usar los últimos cartuchos de su arsenal para ver si pueden defender su retirada .

 

En los últimos 20 años se han desarrollado ingentes esfuerzos económicos para desarrollar y poner en función todo tipo de proyectos vinculados a las energías alternativas: a nivel mundial casi el 5% de la energía eléctrica generada proviene de fuentes solares y de parques eólicos. Todos estos proyectos han podido consolidarse gracias a los sustanciales subsidios recibidos, ya que ni la generación solar ni la eólica pueden competir con la generación tradicional termoeléctrica a partir de la quema de combustibles fósiles.

 

Pero en los últimos dos o tres años se han producido circunstancias políticas que pueden poner en peligro la continuidad del apoyo estatal a estos proyectos de energía alternativa: el triunfo de Trump en USA, los problemas de la Energiewende – transición energética – en Alemania y el rechazo de los votantes en Canadá y Australia a los altos costos de  un impuesto al carbón.

 

Sumado a todo esto nos enteramos que países como China e India, contra todo lo que se había difundido en la prensa, aún siguen con sus lineamientos estratégicos de fortalecer su red energética fundamentalmente con combustibles fósiles – carbón en primer lugar-

 

Hay miles de científicos y periodistas que están comprometidos con toda la temática del Calentamiento Global y el Cambio Climático y que encuentran bastantes dificultades en adaptarse a un cambio de rumbo de 180 grados: es decir, aceptar que quizás todo lo que se ha especulado y escrito en los últimos 20 años es una exageración y que, en realidad, los verdaderos fundamentos científicos no están del lado de los que nos anuncian estas inminentes y  terribles catástrofes .

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s