Andanzas del presidente Trump

              

                        

                              Acuerdos de Paris y Cambio Climático

 

                      

                     

                

 

            

             Uno de los temas más interesantes y polémicos del gobierno de Donald Trump ha sido el referido al retiro de los EE.UU. de los Acuerdos de Paris sobre el cambio climático, que se habían firmado en diciembre del 2015.

 

 

                 El presidente Trump volvió a reiterar la semana pasada su disposición para volver al Acuerdo de París, y así se lo expresó claramente al presidente francés Macrón en Davos, y lo reiteró el 28 de enero en una entrevista que le realizó Piers Morgan; Trump dijo que volverá, siempre y cuando se renegocien los términos del  acuerdo, que son “desastrosos” para los intereses de los EE.UU.

Piers Morgan lo entrevistó en exclusiva para la cadena ITV y cuando llegó al punto del cambio climático y el calentamiento global se produjo este intercambio:

                    

           

              Piers Morgan:-“Usted cree en el cambio climático?, Piensa que existe?”-

 

Presidente Trump:-“Hay enfriamiento y hay calentamiento, quiero decir, mire, no había cambio climático, había calentamiento global. Eso no estaba funcionando demasiado bien, porque se estaba poniendo bastante frío por ahí…

             

           

Las capas de hielo se iban a derretir, deberían haber desaparecido ya, pero resulta que ahora marcan records, OK?. Las capas de hielo están en un nivel record. Le voy a decir en lo que yo creo. Creo en el aire puro. Creo en el agua pura y cristalina. Creo que debemos tener una buena higiene en todo ”

               

               Do you believe in climate change? Do you think it exists?’

               ‘There is a cooling and there’s a heating. I mean, look, it used to not be climate change, it used to be global warming. That wasn’t working too well because it was getting too cold all over the place.

                 ‘The icecaps were going to melt, there were going to be gone by now, but now they’re setting records, OK? They’re at a record level. I’ll tell you what I believe in. I believe in clean air. I believe in crystal-clear, beautiful water. I believe in just having good cleanliness in all.

 

 

Desde que Donald Trump anunció el 1 de junio del 2017 que EE.UU. se retiraba del Acuerdo de París, no se han detenido las especulaciones sobre cuáles iban a ser los siguientes pasos que daría el polémico mandatario.

Teniendo en cuenta que los medios de comunicación le son bastante hostiles- una reciente encuesta marca que los principales medios norteamericanos hacen una cobertura “negativa” del presidente Trump en un 90% de los casos- el polémico tema del cambio climático y el calentamiento global están demasiados ligados al tema de la energía y la economía del país como para quedar al margen de las crecientes polémicas.

 

En su momento, el vicepresidente  Mike Pence quizás haya dado la clave secreta de toda la polémica,  al contestarle a un periodista  que el tema del cambio climático era “una preocupación de la izquierda”, con lo que enmarcó la polémica dentro de la gran temática de la “ Guerra Cultural”.

 

 

Aunque los Acuerdos de París no tienen  carácter vinculante, EE.UU. no puede permanecer en ellos si desea llevar adelante la política marcada por la agenda del presidente Trump, cuyo eje principal en lo económico implica una reindustrialización de la nación  a partir de los ingentes recursos energéticos liberados por la revolución tecnológica del Shale oil y del Shale gas . No resulta casual que el otro país que está en las puertas de la revolución del Shale sea Gran Bretaña, que ha decidido liberarse de las trabas ambientalistas impuestas por la Unión Europea con su voto a favor del Brexit.

 

             

 

Uno de los temas más polémicos y enredados de la administración Trump es sin duda el referido al cambio climático. Como el presidente ha dado pasos contundentes en la dirección contraria a la del mundo en general, no es ocioso profundizar en un tema que casi siempre se lo trata desde el punto de vista de la polémica entre grupos de opinión, y sólo muy raramente desde  los fundamentos científicos. Claro que los medios no son el lugar más adecuado para tratar la parte estrictamente científica del asunto, y se suele decir que la ciencia ya está definida y establecida, y que el 97% de los científicos están de acuerdo en que el cambio climático y el calentamiento global existen.

Pero como aclara el Dr. Richard Lindzen, eminente físico de la atmósfera del Instituto de Tecnología de Massachusetts, y uno de los científicos que más ha trabajado en la crítica minuciosa de la metodología utilizada por el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático de las Naciones Unidas -IPCC – no sirve de nada estar de acuerdo en algo que desde el punto de vista científico es trivial, en la medida en que no se cuantifique la magnitud de los cambios que se darán  en la temperatura del planeta, en una atmósfera con más gases de efecto invernadero.

Es la parte cuantitativa la que va a determinar si los cambios en la temperatura futura del planeta van a acarrear problemas más o menos graves.

En los últimos diez años se ha producido un desplazamiento gradual de la opinión de la comunidad científica, puesto que los modelos basados en el balance energético y en el efecto de los Gases de Efecto Invernadero que utiliza el IPCC, no han podido ser corroborados por el comportamiento del clima real y, como  ha señalado el Dr. Lindzen, lo más probable es que se haya sobreestimado el calentamiento del planeta al modelizarse en forma espuria, en el sistema atmosférico,  la importancia de los procesos de retroalimentación – feedbacks – específicamente los referidos al vapor de agua.

 

La influencia del Dióxido de Carbono sería bastante insignificante en relación a los factores naturales que determinan el comportamiento climático a largo plazo. La temperatura de la tierra se mantendría dentro de los parámetros normales que marcan los estudios paleoclimáticos para el pasado reciente de la tierra, y el aumento del CO2 en la atmósfera no tendría mayores consecuencias.

En realidad, considerando que el gas en cuestión es el alimento de las plantas, y que se cree que el reverdecimiento del planeta de las últimas décadas puede deberse al pequeño aumento desde 300ppm a principios del siglo XX hasta 400ppm de la actualidad, el incremento del dióxido de carbono atmosférico sería un beneficio mayor, teniendo en cuenta que la producción de alimentos es clave para el futuro.

 

Recientemente el límite máximo del calentamiento esperado para el año 2100, de acuerdo a los modelos del IPCC, se ha reducido a la magnitud de 2,4°C, bastante por debajo del de 4,5°C, que solía indicarse como cota máximo en los mismos reportes del IPCC hasta hace muy poco tiempo. Considerando que la metodología del IPCC establece que sólo el 50 % de esa cifra es debida al hombre -es decir, a la  quema de combustibles fósiles –,tenemos que la contribución del dióxido de carbono y los demás gases de efecto invernadero, estaría dentro de márgenes que no deberían preocuparnos.

 

Los informes del IPCC han sido utilizados por los grupos de intereses que fomentan la instalación de energías alternativas, eólica y solar, levantando la bandera de la urgencia de estas soluciones si es que se quiere “salvar el planeta”. Como los costos finales de estas “soluciones” muchas veces resultan inabordables, ya que ese tipo de energías son intermitentes y requieren sí o sí de un sostén o backup de recursos tradicionales, la oposición a éstas ha crecido y ha traído como consecuencia  que se hayan formado grupos de políticos y de ciudadanos muy críticos a estas alternativas, ahora que las deficiencias del enfoque de las Naciones Unidas se han hecho evidentes. Sin embargo, en general, los principales medios de opinión de todo el mundo siguen adheridos a la idea que el futuro del clima es peligroso y que “algo” hay que hacer.

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s